Perspectivas

Contabilidad forense en reclamos marítimos y pérdidas de carga

Inicio·Perspectivas·Artículos

Introducción

Desde que comenzó la pandemia de COVID-19, los desafíos logísticos, los retrasos y los riesgos para la cadena de suministro marítima mundial han sido bien documentados tanto en la televisión como en Internet. Mientras las embarcaciones siguen paradas en los puertos durante largos períodos, los atrasos en las ventas y otros daños intangibles a la reputación han aumentado cuando las compañías no pueden enviar las mercancías a los clientes según lo previsto. Si bien los retrasos en los envíos de cargas generalmente no son asegurables, la carga puede asegurarse contra daños físicos o pérdidas. Asimismo, los riesgos de daños físicos o robo pueden ser mucho mayores cuanto mayor sea el atraso de las embarcaciones y cuanto más tiempo la carga no esté en tránsito o se encuentre almacenada en ubicaciones menos seguras en los puertos. Los riesgos como explosiones, incendios, inundaciones, huracanes, terremotos e, incluso, tornados podrían amenazar la carga mientras está almacenada. Todas estas cuestiones son de gran preocupación para las aseguradoras puesto que el riesgo de una pérdida importante puede concretarse en cualquier momento.

Los contadores forenses asisten en casos de seguro marítimo en diversas formas, sin importar la causa de la pérdida o el tipo de daño. El objetivo de este artículo es tratar diferentes reclamos marítimos y pérdidas de carga en los que los contadores forenses pueden participar y cómo sus conocimientos pueden ser fundamentales para el proceso de reclamos.

Existencias y tránsito combinado para cargas abiertas (inventario)

Carga guardada en almacenes (pérdidas estáticas)

Uno de los reclamos de seguro marítimo más comunes se asocia con el inventario guardado en almacenes. Estas pérdidas ocurren debido a riesgos como desastres naturales, derrumbes estructurales, fallas en los equipos y otros eventos de daños físicos.

Imagine un escenario en el que un gran almacén y centro de distribución de vinos y bebidas alcohólicas sufre daños por una tormenta. En este escenario, la instalación rápidamente retoma las operaciones completas; sin embargo, las reparaciones del edificio tardan mucho más porque se realizan de una manera que reduzca el impacto en las operaciones. Durante la tormenta inicial, partes del techo derrumbado destruyen botellas, cajas y palés de inventario, lo que hace que el recuento físico de las mercancías dañadas sea imposible.

Los contadores forenses pueden analizar registros para determinar si el inventario estaba en almacenamiento o en tránsito dado que el estado del inventario puede tener diferentes disposiciones en la póliza. En la situación anterior en particular, un contador forense puede hacer listas y bases de datos detalladas por producto que identifican la cantidad de mercancías perdidas y los costos de compra, precios de venta, impuestos, etc. asociados para determinar la cantidad de mercancías dañadas según la base de valoración prevista en la póliza. Estas bases de datos serían fundamentales para determinar la cantidad del impuesto sobre artículos de uso y consumo correspondiente a cada producto en el que no se incurrió dado que el producto no llegó a venderse.

Carga en tránsito

Con frecuencia, las mercancías sufren daños en tránsito. A menudo se trata de grandes equipos hechos a medida que no llegan a completar el viaje intactos o, incluso, bienes fungibles entregados en un camión o contenedor que no se entregan en la misma condición en que se despacharon originalmente. En relación con los equipos hechos a medida, el análisis generalmente se concentra en los costos incurridos para reparar los equipos dañados. Cuando esto ocurre en determinadas industrias, los costos de reparación internos pueden incluir la aplicación de cargas laborales potencialmente específicas que no son comunes en la mayoría de las industrias.

En estos casos, los contadores forenses pueden ayudar en la medición de los costos incurridos según lo permitido por la póliza. Estas pérdidas también pueden incluir interrupción del negocio, gastos adicionales o interrupción contingente del negocio (como se analizará más adelante). En otros casos, las mercancías dañadas en tránsito pueden ser fácilmente reemplazadas por artículos del inventario, como es el caso de fabricantes o minoristas, o pueden comprarse en el mercado abierto, por ejemplo cuando se trata de productos básicos. Los problemas de la cadena de suministro han complicado recientemente la cuestión del costo de reemplazo.

Carga en el agua

La carga dañada en el agua puede tener un nivel adicional de complejidad si una parte del cargamento resultó dañada y/o ese daño ha afectado el volumen o peso del producto básico. En estos casos, los contadores forenses utilizan todos los recursos disponibles para determinar correctamente el volumen o peso de las mercancías dañadas y la valoración prevista según lo permitido en la póliza.

Robo, mercancías faltantes o desaparición desconocida

Los reclamos marítimos que en última instancia se consideran robo, mercancías faltantes o desaparición desconocida pueden presentarse en diferentes formas. Se puede contratar a un contador forense para que refuerce la investigación del ajustador al facilitar la recopilación de los datos financieros necesarios y revisar cuidadosamente los datos y registros para simplificar y resumir los resultados.

Cuando se ha producido un robo, los contadores forenses analizan varios registros, compras de inventario, ventas, registros de envíos, recuentos de inventario físico previos y posteriores a la pérdida y otros datos disponibles para cuantificar las cantidades que faltan y pueden haber sido robadas. Es importante que el contador entienda qué representan los registros y de qué manera se relacionan con las mercancías reclamadas. Los registros provistos pueden incluir otras ubicaciones fuera del lugar de la pérdida; por lo tanto, esos registros no avalarían la afirmación de que las mercancías estaban en el lugar de la pérdida en el momento de la pérdida reclamada. Siempre que sea posible, debería realizarse un recuento de inventario físico posterior a la pérdida para determinar exactamente qué quedó.

Al compendiar los datos de las transacciones, el contador forense facilita la revisión de la causa del ajustador. Mediante la colaboración entre el contador forense y el ajustador, se determina la cantidad más exacta de la pérdida prevista por la póliza.

Elemento tiempo

Interrupción del negocio y gastos adicionales

Como se mencionó anteriormente, también surgen reclamos por interrupción del negocio y gastos adicionales en las pérdidas marítimas. Considere un caso en el que un buque colisiona con varios muelles en la terminal marítima donde las embarcaciones suelen hacer cargas y descargas. Surgen pérdidas por interrupción del negocio y gastos adicionales porque el muelle dañado no puede aceptar productos, y los clientes no pueden transportar y almacenar productos en su ubicación de almacenamiento exclusiva. Por ejemplo, el asegurado podría no estar en condiciones de aceptar entregas de fuel-oil refinado o residual para ser almacenado en tanques de almacenamiento específicos, lo cual genera un período de restauración de varios años.

Se analizan los contratos del cliente y los libros y registros financieros para evaluar la pérdida de negocios real soportada por el propietario de la terminal. Los interrogatorios clave relacionados con la contabilidad pueden ser críticos para proyectar ingresos para el cálculo de interrupción del negocio. Si el caso está en litigio, los interrogatorios también pueden ayudar al abogado en la declaración tanto del perito que preparó el reclamo como de la gerencia principal del asegurado. Las respuestas también pueden ser fundamentales en la preparación de un informe pericial de impugnación.

Interrupción contingente del negocio y retrasos

Las pérdidas de ventas no solo pueden ocurrir debido a daños físicos en las operaciones del negocio, sino también por el retraso en el envío de mercancías. Considere un escenario en el que se contrata a contadores forenses para evaluar la pérdida de ventas soportada por una compañía de indumentaria nacional a causa del retraso en la llegada de mercancías debido a un incendio ocurrido en un buque en tránsito.

De no ser por el siniestro, el buque tenía previsto entregar la mercancía en el puerto, y desde allí las mercancías serían transportadas a un almacén de distribución para su venta. Sin embargo, las mercancías se retrasan más de la cantidad de días de retraso prevista en la póliza. Como resultado, las mercancías nunca se venden durante la temporada prevista, lo que hace que se liquiden a un precio menor que se considera una compensación de las ventas perdidas.

Este caso también presenta un conjunto único de circunstancias, pues el titular de la póliza cambia de proveedores de seguro al mismo tiempo que el buque se incendia, y las mercancías sujetas al retraso son cubiertas por dos partes separadas. Para repartir con exactitud la pérdida total entre los dos proveedores de seguros, es necesario revisar meticulosamente las variables particulares incluidas en los conocimientos de embarque. Para medir las ventas perdidas de las mercancías retrasadas, se necesita un análisis de las ventas netas previstas que se devengarán en las tiendas minoristas en comparación con las ventas netas devengadas en línea y/o a través de mayoristas. La situación también requiere una revisión para determinar si las mercancías específicas se consideran "estacionales". Esa determinación se relaciona con analizar si las mercancías podrían venderse durante un período en particular, si cualquier modelo repetido podría venderse en un período posterior o si podría haberse vendido inventario sustituto disponible para mitigar la pérdida de ventas.

Por último, los contadores forenses trazarían los precios de venta de recuperación de cada una de las mercancías liquidadas para reducir adecuadamente la medición y considerar la medición de pérdidas de ventas correspondiente para cada uno de los proveedores de seguros.

Responsabilidad marítima y de casco

Reparación y reconstrucción de bienes asegurados

Desafortunadamente, se producen accidentes, y los bienes se dañan. Considere una situación en la que los contadores forenses deben contribuir a la medición de daños debido a ineficiencias y retrasos causados por el daño a un buque.

Por ejemplo, el asegurado tenía un buque que estaba en construcción que sufrió daños mientras estaba atracado en su astillero. Puesto que el astillero debe respetar un cronograma ajustado, el tiempo y el espacio físico que tiene para solucionar los daños del buque son limitados. En casos como estos, los aseguradores reúnen a un equipo de expertos para que brinden sus conocimientos y experiencias para determinar los cálculos de daños. Por ejemplo, un inspector marítimo con experiencia y un experto en construcción naval colaborarían para determinar el plazo de restauración. Si participa un contador forense con experiencia, el resultado sería una medición de los costos adicionales incurridos durante ese plazo. Además de cuantificar los costos de reparación, los contadores forenses son contratados para evaluar la mano de obra interna adicional requerida para solucionar el daño e intentar cumplir con las fechas de entrega de los contratos, así como para medir los costos relacionados con otros buques demorados debido al espacio ocupado en el astillero por el buque dañado. Si bien la construcción de grandes buques puede llevar años, los constructores navales suelen tener en marcha numerosos contratos gubernamentales o comerciales a largo plazo. En tal sentido, los contadores proporcionan un análisis del efecto y el impacto económico proyectado del evento de pérdida para los próximos años en relación con el buque dañado y otros buques afectados.

Revisión de costos de recuperación por salvataje

En el caso de un desastre natural no previsto causado por fuertes vientos, mares intensos, subidas de mareas y otros fenómenos meteorológicos que puedan ocurrir, se suele contratar o enviar a inspectores marítimos con experiencia y empresas de salvataje para ayudar en el proceso de recuperación por salvataje. Los desastres naturales pueden provocar daños físicos significativos en los contratos marítimos en curso del asegurado; también pueden dar lugar a obligaciones de responsabilidad frente a terceros. Si bien el beneficio de contratar un inspector marítimo con experiencia previa en la negociación de términos contractuales y tarifas de empresas de salvataje es esencial para proteger los intereses de los aseguradores, el contador forense puede incorporarse al equipo de ajuste para facilitar la recopilación de los datos financieros necesarios, revisar y evaluar el alcance del trabajo, y hacer un seguimiento y repartir los costos entre las coberturas clave identificadas. Esto ayudará a alcanzar los objetivos en común de conseguir la información contable necesaria para mitigar un extenso intercambio de solicitudes de información (RFI).

También puede ser necesario el seguimiento continuo de los valores de las barcazas y los equipos asegurados en los proyectos marítimos en curso. Los valores actuales de reemplazo y asegurados deben ser comprobados para evitar la posibilidad de que los buques se declaren como pérdidas totales constructivas ("CTL"), ya que esto puede dar lugar a que uno o más buques asegurados pasen de la Póliza de Casco a la Póliza de Protección e Indemnización ("P&I") (como una remoción de restos de naufragio). Si bien las pólizas de casco pueden proteger los buques contra daños físicos y/o responsabilidad por colisión y las pólizas de P&I por lo general protegen otros riesgos de responsabilidad marítima relacionados con la operación del buque, las pólizas diferirán de una compañía a otra.

Además de monitorear los costos de recuperación por salvataje, el contador forense puede dar cuenta de los costos de reparación estimados y reales incurridos y evaluados por el inspector, así como de los valores residuales generados por la venta de buques asegurados antes o después de que se completen las reparaciones finales. El análisis y la organización de los detalles del alcance del trabajo diario o por hora de los costos de salvataje y propiedad incurridos también pueden complementar el trabajo del ajustador medio, del inspector o del tasador de bienes y probablemente sume valor agregado al proceso de ajuste general.

Dependiendo de la envergadura y la complejidad de la tarea, se pueden incorporar contadores forenses al equipo de ajuste/inspección para ayudar en el monitoreo y la asignación de costos a la cobertura de reembolso de gastos de conservación y salvaguarda, la póliza de casco y maquinaria, equipos del contratistas, cobertura de P&I o, posiblemente, otras coberturas. En general, es imperativo que el contador forense conserve la documentación exacta que brinde la información necesaria de una manera concisa, informativa y exacta.

Conclusión

Contratar a un contador forense al comienzo puede sumar un gran valor al proceso de revisión de reclamos. Dadas sus competencias únicas y su experiencia en el manejo de reclamos marítimos y de carga, grandes o pequeños, en todo el mundo, pueden demostrar ser recursos de enorme valor para las compañías de seguros, abogados, terceros administradores o, incluso, autoridades gubernamentales.

Reconocimientos

Queremos agradecer a Deborah Ford y Louis Magnan Jr. por proporcionar información y experiencia, que fueron de gran ayuda para esta investigación.

Deborah Ford es vicepresidenta de la oficina de Contabilidad Forense - Servicios de Seguros de J.S. Held. Deborah se especializa en contabilidad forense y análisis de daños económicos. Con casi 20 años de experiencia, brinda servicios de contabilidad forense y como experta para aseguradoras, ajustadores y abogados en los EE. UU. y en el extranjero. Ella se especializa en evaluación financiera de daños y perjuicios en diversos asuntos relacionados con la cuantificación de la interrupción de negocios, los gastos adicionales, los asuntos de carga/marítimos, la subrogación y la defensa de seguros. Ha participado en más de 750 casos, incluidas reclamaciones de hasta 500 millones de dólares. Tiene experiencia en diversas industrias, como aeroespacio, apartamentos, casinos, construcción, distribución, juegos, gobierno, servicios de salud, hotelería, hospitales, ciencias de la vida, manufactura, servicios profesionales, restaurantes, comercio minorista y almacenamiento, entre otras. Actuó como perito en tribunales estatales (California y Delaware) y federales.

Puede comunicarse con Deborah enviando un correo electrónico a [email protected] o llamando al +1 949 390 7473.

Louis Magnan Jr. es vicepresidente de la oficina de Contabilidad Forense - Servicios de Seguros de J.S. Held. Es un consultor de contabilidad forense que proporciona servicios de investigación contable y apoyo de litigios para reclamos de daños comerciales. Se especializa en la computación de daños económicos relacionados con la interrupción de negocios, riesgo de constructores, pérdidas de inventario y stock, gastos adicionales y pérdidas por daños a la propiedad para las aseguradoras. También ha proporcionado varios servicios de apoyo en litigios a abogados, despachos de abogados y otras partes relacionadas con evaluaciones de reclamos por daños, resoluciones de disputas alternativas e interrogatorios relacionados con contabilidad.

Puede comunicarse con Louis enviando un correo electrónico a [email protected] o llamando al +1 917 779 0147.

Encuentre su experto.

Esta publicación es solo para fines educativos y de información general. Puede contener errores y se proporciona tal cual. No tiene el propósito de brindar asesoramiento específico, legal o de otro tipo. Las opiniones y los puntos de vista no son necesariamente los de J.S. Held o sus afiliados, y no debe asumirse que J.S. Held se suscribe a cualquier método, interpretación o análisis en particular simplemente porque aparece en esta publicación. Negamos cualquier representación y/o garantía con respecto a la exactitud, puntualidad, calidad o aplicabilidad de cualquiera de los contenidos. Usted no debe actuar, o dejar de actuar, en función de esta publicación, y renunciamos a toda responsabilidad con respecto a tales acciones o falta de acción. No asumimos ninguna responsabilidad por la información contenida en esta publicación y rechazamos cualquier responsabilidad o daño con respecto a dicha información. Esta publicación no sustituye el asesoramiento legal competente. El contenido del presente documento puede ser actualizado o modificado de otro modo sin previo aviso.

Usted también podría estar interesado en
Perspectivas

Complejidades de la proyección de ingresos para pérdidas de ingresos comerciales durante una pandemia en curso

Este documento tiene por objeto ser un complemento del documento técnico publicado el año pasado titulado "La tormenta que se avecina: pérdidas de ingresos empresariales, reclamos por catástrofes y la economía después del COVID", donde se introdujo el concepto de evaluar las pérdidas de ingresos comerciales...

Perspectivas

Valoración del inventario de vinos: cuando el vino se convierte en humo

Algunos de los reclamos más grandes y complejos que afectan a las bodegas involucran la destrucción y el daño del inventario de vinos. En este documento, examinamos los impactos de los incendios forestales en las bodegas de California y discutimos cómo el vino puede verse...

Perspectivas

Reclamos de seguros e investigaciones de fraude: donde los contadores forenses aportan valor

El propósito de este artículo es analizar algunos de los principales asuntos de trabajo y financieros en los que se centran los contadores forenses, que incluyen las investigaciones de fraude y los reclamos de seguros y de qué manera ellos aportan un valor único al proceso...

 
PERSPECTIVAS DE LA INDUSTRIA
Manténgase al día con las últimas investigaciones y anuncios de nuestro equipo.
Nuestros expertos